Van Dyck, el aprendizaje de un genio

Autorretrato, Van Dyck. Óleo sobre tabla, 43 x 32,5 cm,  ca. 1615. Viena, Gëmaldegalerie der Akademie der Bildenen Künste
Autorretrato, Van Dyck. Óleo sobre tabla, 43 x 32,5 cm, ca. 1615. Viena, Gëmaldegalerie der Akademie der Bildenen Künste

El joven Van Dyck

Hasta el 3 de marzo de 2013

 

En 1609 Van Dyck inició su aprendizaje con Hendrick van Balen, uno de los pintores más destacados de Amberes. Del taller de Van Balen pasó probablemente al de Rubens, aunque no sabemos exactamente en qué fecha.

 

Desde aproximadamente 1613 hasta 1618, año en el que se inscribió como maestro en el gremio de pintores de la ciudad, Van Dyck cultivó estilos distintos. En los que son probablemente sus primeros cuadros le vemos un tanto vacilante en el tratamiento de las anatomías, pese a lo cual demuestra poseer ya una fuerte personalidad y una tendencia a experimentar.

 

Desde aproximadamente 1617 hasta 1621 Van Dyck simultaneó su colaboración en el taller de Rubens con su trabajo independiente. En los cuadros que pintó en su propio taller, la influencia del maestro se combina con un lenguaje muy personal, visible en el gusto por las texturas y en unos tipos físicos toscos y nada idealizados. En la exposición pueden verse varios cuadros en los que se aprecia esa original combinación de elementos propios y ajenos. Son obras de una energía y una madurez sorprendentes para un artista que contaba solo entre 18 y 21 años.

 

Rubens preparó de tal modo a Van Dyck que llegó un momento en el que el alumno era capaz de imitar a la perfección el estilo del maestro. Realizó dibujos que Rubens utilizaba como modelos en sus cuadros y, a la inversa, otros basados en ellos para que pudieran ser grabados. La buena relación que le unía con su mentor se refleja en que éste le permitiera emplear dibujos y modelos suyos, como hizo por ejemplo en la Coronación de espinas.

 

En toda la producción juvenil de Van Dyck se aprecia una experimentación constante, que se manifiesta en sus frecuentes cambios de estilo. Es probable que, al mismo tiempo que trabajaba para Rubens y elaboraba una versión personal del estilo del maestro, fuera desarrollando también una manera de pintar más propia. Así lo indican obras que contienen una serie de figuras de gran originalidad, y en las que le preocupa menos la impresión de relieve que la fluidez de la pincelada y la estilización de las formas. Estas características están presentes en cuadros como San Sebastián atado para el martirio y El Prendimiento, que probablemente están entre los últimos que pintó en Amberes antes de partir rumbo a Italia en el otoño de 1621.

Fuente: Museo del Prado

 

Museo del Prado

www.museodelprado.es

Calle Ruiz de Alarcón, 23

 

Horario

Lunes a sábado de 10 a 20h (último acceso a las 19h), domingos y festivos de 10 a 19h (último acceso a las 18h).

Escribir comentario

Comentarios: 0

Calle Sirio, 66

28007 Madrid

Tel. 618 770 572

www.artisestudio.com

artisestudio@

artisestudio.com

 

Instagram: Artis Estudio

Inspírate: entra en nuestro blog

Arte en Madrid

Centro Holístico Sinergia

C/Dr. Esquerdo 64 Posterior

914 00 87 54 - 609 96 93 96 info.sinergiamadrid@gmail.com